¿Has oído hablar alguna vez de la Regla de las Tres Erres? Se trata de una sencilla regla para disminuir la cantidad de residuos o basura generada y para que seamos más responsables en nuestras compras.

La Regla de las Tres Erres

Reducir

Generar la menor cantidad de residuos posible. El mejor residuo es el que no se produce.

Reutilizar

Es dar un nuevo uso a algo que pretendíamos desechar, evitando que se convierta en residuo.

Reciclar

Separar los distintos tipos de residuos y depositarlos en el contenedor adecuado para fabricar nuevo objetos.

ECO_vector_3

El mejor residuo es el que no se produce y por tanto el que no hay que reciclar. En este sentido es fundamental el ecodiseño, para fomentar entre las empresas y fabricantes que los envases sean más sostenibles y reduzcan su huella ambiental. En los últimos años se ha conseguido que nuestros envases sean un 16% más ligeros.

¡Toma nota de estos sencillos consejos!

Para separar los envases, existen cubos y bolsas de color amarillo, ¡así no te confundes a la hora de decidir dónde van estos residuos!

Si pliegas los briks y las botellas ocupan menos espacio y la bolsa amarilla tarda más en llenarse.

Los envases y recipientes de plástico, tíralos lo más limpios posibles. ¡Así ayudas a que se reciclen mejor!

Los aros de plástico que sujetan las latas son un problema para las aves, recórtalos antes de tirarlos.

Guarda el papel y el cartón que vayas a tirar en una bolsa grande de papel y cuando esté llena llévala al contenedor azul.

Trocea y pliega los cartones más grandes, ¡así ocupan mucho menos volumen!

Si puedes, separa el plástico o la cinta adhesiva del cartón, ¡ayudará a que se recicle más fácilmente!

El papel y el cartón si están sucios (con restos de alimentos, por ejemplo) deben tirarse a la bolsa de restos.

Separa y acumula unas cuantas botellas, tarros y frascos, para llevarlos después todos juntos al contenedor de vidrio.

No te olvides quitar siempre las tapas de plástico o de metal y tirarlas a la bolsa amarilla, ¡el contenedor verde no es su sitio!

Retira si puedes las etiquetas o pegatinas de las botellas y los tarros, así se podrá reciclar después el vidrio mucho más fácilmente.

¡No confundas el vidrio y el cristal! Los vasos, copas y platos, los trozos de ventanas o espejos o las bombillas van al Punto Limpio.

Otros consejos

Deposita la basura en los contenedores en los horarios adecuados. Si puedes, es mejor justo o un poco antes de que pase el camión de recogida, así se evitan malos olores.

¿Sabías que si no separas y reciclas, a cada Ayuntamiento le cuesta dinero? ¡Un dinero se podría invertir en mejorar tu pueblo!

Nunca dejes las bolsas de basura fuera de los contenedores, ¡ensucian el pueblo y generan problemas de salud!

Y recuerda que hay contenedores especiales para tirar la ropa, el aceite usado, las pilas o los medicamentos caducados. ¡No los tires al contenedor de resto!